Asentamiento de emergencia para 1.000 personas en las Doce Calles

Acciones Temporales, Huellas Efímeras

Acciones Temporales, Huellas Efímeras.

Concurso (Primer premio local, Accesit Nacional)

Coautor: Javier Vega Moyano (arquitecto)

Año: 2007


Partimos de la premisa clara de generar un asentamiento de emergencia para 1.000 personas en el que el tiempo sea la variable más importante de la ecuación, nos planteamos la búsqueda de una ubicación. El entorno de Aranjuez determinado por la zona de confluencia de los ríos Tajo y Jarama es un lugar que tanto por su riqueza ambiental como por su situación puede servir al propósito inicial, pues en este paraje confluye lo orgánico y lo geométrico, lo espontaneo y lo premeditado.

De esta forma el lugar comenzó a condicionar nuestros planteamientos. La huella, el cómo la temporalidad del proyecto podría dejar huérfano el lugar donde nos asentásemos a nuestra marcha, se convirtió en prioridad. El proceso proyectual pasó a ser un proceso de asimilación de lo existente, de sus estructuras y valores. De esta manera se proyectó teniendo como meta el que la actuación y su desaparición no distasen mucho de la apariencia del entorno que nos encontramos previamente.

En torno a una reflexión personal y filosófica, este proyecto por sus características, podría ser un ensayo de vivienda modular, o soluciones de vivienda para la España actual.

El oficio del arquitecto aunque ha de responder a un programa, no diferencia entre personas. Hubiera sido un error si  por cualquier descuido en el planteamiento del proyecto se hubiera atendido alguna vez más a problemas culturales  en vez de pensar en ofrecer  lo que es el oficio del arquitecto: dar soluciones gratas y de calidad de vida.