Archivo por meses: septiembre 2016

La Marseillaise

Categoría: Blog del Arquitecto

Pocas cosas hay que me emocionen hoy tanto como escuchar el himno de Francia antes de los eventos deportivos. Ver a sesenta mil franceses cantando todos al unísono haciendo que retumbe el suelo es algo que hace que se me ponga un poco la gallina de piel, como diría alguno.

Y todo me viene de hace tiempo, de la primera vez que vi Casablanca.

Creo que es imposible ver esa película y no volverte un poco francés, el momento  en el que Víctor Laszlo empieza a entonar La Marseillaise como muestra de rebeldía, en lucha por nuestras libertades y por todo aquello que trataban de arrebatarnos es quizá la mejor escena que he visto en mi vida.

No se acaba Casablanca, sigue haciéndose y quizá por eso dijo Billy Wilder que «sin ser la mejor, es la película más amada», pues la riqueza de sus angulaciones y ambigüedades ofrece tantos pliegues que siempre, cuando se vuelve a ver, se ve por primera vez. Por la rendija de cualquier pretexto -que, por endeble y traído por los pelos que sea, siempre es válido-, aquella genial destilería de sentimentalismo y cinismo se escapa de los sepulcros de los vídeos y las cinematecas y salta a las aceras, al territorio de las noticias. Todo está dicho de Casablanca, pero hay que volver a decirlo, pues hay oídos nuevos que lo esperan.

Quizá todos alguna vez nos hemos enamorado de Ilsa Lund y la hemos odiado a la vez por no querer a Rick Blaine, ese perdedor idealista con el que todos nos hemos identificado.